Horacio Luis González, sociólogo, profesor e investigador argentino dio la conferencia de cierre en el último día de la 15° edición de la Feria del Libro Jujuy.

Habló acerca de “La cuestión nacional” y empezó diciendo “Jujuy no es cualquier cosa para un habitante de Buenos Aires y al mismo tiempo es una estancia de conocimiento parcial, obviamente, todos sabemos algo del éxodo jujeño”. Esto en referencia a su punto de vista entre Buenos Aires, su ciudad natal, y Jujuy.

Además, habló de las tecnologías contemporáneas haciendo referencia a que todo lo que sabemos de ellas nos inducen a un pensamiento vinculado en donde los lugares tienen una cierta indiferencia. “Es decir se superponen, se distinguen por su distancia, por la voluntad que tengan de acentuar-subrayar determinados aspecto de su singularidad redescubierta”.

También explicó, “Por lo tanto si uno dice Jujuy, está diciendo algo que parece un ente, una palabra, una región, una territorialidad, una cultura, si lo dice desde otro lugar que con un pequeño forzamiento lo integramos a la identidad genérica, llamada Argentina. Y al mismo tiempo disponemos de todos los utensilios necesarios para que ese lugar no nos preocupe demasiado en términos de sus diferencias”.

A su vez, mencionó al sistema comunicacional quien provoca una universalización integrando a diversos territorios rompiendo fronteras y desplazando así a los llamados viajeros que cumplían la función de informantes. Estos definían qué sistema de derecho o que convicción de dominio podría tener una cultura superior respecto a otras. Asimismo, afirmó que tenían la finalidad de demostrar una cultura superior “y se enamoraban muchas veces de las culturas extrañas”.

Durante su disertación, también explicó que escritores argentinos como Sarmiento y Mitre se ocuparon de “generar antecedentes para las nuevas naciones y de borrar de esos antecedentes la poderosa influencia española”. Siendo este un proceso no sólo ocurrido en Argentina o Latinoamérica, sino también, en Europa.

Para finalizar, destacó que apuntó a mostrar como intervienen las formulaciones de políticas y las construcciones políticas en nuestras propias vidas y cómo vamos tomando dichas creencia y hábitos. Estas, “Definen nuestros seres del mundo en relación a las creencias políticas, además definen nuestro ser del mundo respecto a nosotros”.