Liliana Herrero, filósofa​ y cantante argentina acompañó nuevamente a la Feria del Libro Jujuy en su 15° edición. En una cálida entrevista contó varias anécdotas y además cantó algunos fragmentos musicales que encantaron al público.

La cantante explicó, como era su labor con respecto a todos sus éxitos musicales diciendo que no se consideraba una compositora, sino una intérprete. Donde su labor consiste en tomar canciones que ya fueron escritas y cantadas para encontrar un nuevo horizonte sonoro dentro de las rendijas que estas contienen. Asimismo, se refirió a su disco “Canción sobre canción”, el cual se compone de obras musicales del cantautor Fito Páez. Al respecto dijo:

“Para cantarlo en el tiempo presente hay que intervenirlo,  interrogarlo, hay que pensar que hacer con eso. Partiendo de la base, de lo que yo estoy convencida, que no es posible hacer una copia del original.”

También, aclaró que su versión musical no es mejor que la original, por el contrario, ella parte de la idea de que esa obra es poderosa y estimulante, lo que le permite continuar con su trabajo de intérprete.

Por otro lado, recordó la anécdota de una fuerte discusión acerca del origen del tango. Esto la hizo reflexionar y dijo “la polémica sobre lo que somos como argentinos, lo que somos como territorio es una polémica que también está en la música. Entonces a mí me sirvió mucho eso para pensar una vez más y discutir una vez más con muchas personas y con muchas organizaciones que la música no es un adorno, el arte no es un adorno. No es un más que le agregamos a un discurso o acto político o lo que sea.”

Además, habló sobre lo que ella llama la “desafortunada frase” de Mercedes Sosa, quién dijo alguna vez que Herrero era su sucesora. Expresó al respecto: “Es honrosa para mí, pero es desafortunada, porque el tema del legado, el tema de la herencia es un tema muy  complejo.”

Y agregó “Yo creo que Mercedes comprendió una cosa que comprendí tardíamente. Mercedes se dio cuenta que yo estaba dispuesta a no cantar como si ella no hubiera cantado”. Continuo explicando al legado como dos caminos, uno que se apega a una gran tradición, a un horizonte vocal, y que al mismo tiempo debe despegarse de ese horizonte para componer algo propio. Es decir, “El legado es el acercamiento y al mismo tiempo la ruptura”.

Finalmente, a la pregunta sobre su relación con el libro la cantante contestó: “Nos llevamos bien. Confieso que hace un tiempo vengo leyendo mucha literatura, muchas novelas, muchos cuentos, releyendo viejas literaturas o poesías que a  mí me han impactado mucho”. Y elogiando la portada del libro “Las que cantan”, el cual se llevó a modo de presente, agregó “un libro es fundamental para mí, hojearlos, olerlos también me gusta el olor de los libros, me gustan las portadas, me fijo en eso”.